octubre 2010 - El Taller del Traductor
0
archive,date,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_non_responsive

octubre 2010

Desde hace un año nos vienen bombardeando con que las redes sociales son el futuro de la comunicación entre cliente o usuario y empresa o servicio, que fomenta la transparencia, la innovación, el desarrollo tecnológico, etc. Pero, ¿qué pasa cuando la empresa o servicio apoya (como ocurre en la mayoría de casos actualmente), su comunicación con sus clientes o usuarios en servicios de terceros como Facebook o Twitter? ¿Qué ocurre si ese tercero en discordia decide, unilateralmente, desactivar los contenidos publicados y el acceso a las cuentas que  hemos creado? El pasado viernes dejé de tener acceso a mi cuenta principal en Facebook. Allí, además de mi perfil personal, tenía alojadas varias páginas de "fans", entre ellas, la de "El Taller del Traductor". Por desgracia, al ser la administradora única de la página en Facebook de "El Taller del Traductor", la página no se encuentra disponible. Han desaparecido todos los contenidos que había creado yo en exclusiva. A pesar de haberme puesto en contacto con Facebook, todavía no sé ni la razón por la cual no tengo acceso a mi cuenta principal, ni si algún día me la reactivarán. No puedo describir la sensación de impotencia que me invade. La página fue creada...