El éxito: dinero, perfección y predicación - El Taller del Traductor
2241
post-template-default,single,single-post,postid-2241,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_non_responsive

El éxito: dinero, perfección y predicación

El éxito: dinero, perfección y predicación

El éxito: dinero, perfección y predicación

Justo antes de irme a dormir me he topado con esta reflexión de Seth Godin:

Successful freelancers need to charge at least double the hourly rate that they’d be happy earning doing full time work. (In many fields, it’s more like 4 or 5x).

And they need to spend at least half their time getting better at their craft (and helping the market understand and appreciate what they do).

Your mileage may vary, but one sure route to becoming an unhappy freelancer is charging just enough and hoping that the low price will keep you busy all the time.

Y me ha llamado la atención porque creo que estos tres pilares del éxito pueden aplicarse tanto a autónomos como a asalariados:

  1. El dinero que ganas (obsérvese la diferencia entre ganar y cobrar/ingresar) forma parte del éxito que tengas como profesional (autónomo o no). No porque tengas que ganar una millonada (a todos nos gustaría, ¿no?), la cosa está más bien en que ganar más dinero del que necesitas para subsistir te permite ahorrar. La estabilidad laboral es una quimera en la sociedad actual, de modo que no nos queda otra que aspirar a la estabilidad financiera, como si fuéramos una empresa, vamos.
  2. Al menos necesitas emplear la mitad de tu tiempo en mejorar tus habilidades por un lado y, por otro, en educar a tus clientes/jefes (presentes y futuros) para que sepan apreciar lo que haces. Si no te mantienes al día, tu competencia te adelantará tarde o temprano. Y si no te haces valer ante tus clientes o tus jefes ni tampoco tienes claro qué valor aportas al mundo, nadie te va a regalar nada por muchos títulos, conocimientos o experiencia que tengas a tus espaldas. Ser conformista no es una opción para los que quieren sobrevivir.

 

 

12 Comments
  • traxblogs2
    Posted at 09:42h, 10 febrero Responder

    El éxito: dinero, perfección y predicación https://t.co/Nl3ppFR0YN

  • pmstrad
    Posted at 17:28h, 10 febrero Responder

    El éxito: dinero, perfección y predicación https://t.co/G8gqqJvRbg

  • Ana_Translates
    Posted at 19:21h, 10 febrero Responder

    El éxito: dinero, perfección y predicación: https://t.co/7AjIyuyGML via @esanchezleon

  • traduccionjurid
    Posted at 20:58h, 10 febrero Responder

    “El éxito: dinero, perfección y predicación” #freelancing https://t.co/ukoLlyXhoJ

  • pmstrad
    Posted at 23:18h, 10 febrero Responder

    ¿Pero y dónde quedan el amor y la salud? 🙂

    Ya en serio, estoy de acuerdo en que hay que ser ambicioso, pero no en plan “quiero ganar más” (eso lo queremos todos), sino en aspirar a progresar tanto en calidad de clientes como de tarifas. Que hay muchos clientes que no aceptan tarifas bajas, eso lo sabemos todos. La clave está en aportar tu mejor valor para tener lo que te haga feliz.

    Además, a veces no se trata de ser mejor o peor, sino de tener cabeza; por ejemplo, buscar clientes relacionados con agencias de marketing puede ser muy rentable porque en esos mundos se mueve bastante pasta. A veces vivimos en un mundo cerrado cuando hay clientes que no miran tanto el dinero precisamente porque lo tienen. Del mismo modo, también es inteligente apostar por clientes que paguen en divisas fuertes, como podría ser la libra actualmente, ya que el cambio es bastante favorable con respecto al euro. Eso son cosas que no creo que se planteen demasiados, pero que pueden llevarte al éxito mediante un “atajo” gracias a decisiones inteligentes.

    La globalización tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Aprovechemos la situación en nuestro favor.

    Un saludo,

    Pablo

  • sallytranslates
    Posted at 21:13h, 12 febrero Responder

    RT @esanchezleon: El éxito: dinero, perfección y predicación https://t.co/K4RCZyQHRT

  • Adrián
    Posted at 15:46h, 29 febrero Responder

    Yo creo que no es cuestión de lo que quieres ganar, sino de lo que puedes hacer ganar a otros. Ahí opino igual que Pablo, tienes que elegir bien a tus clientes: Si traduces para una empresa que gana mucho dinero y que gracias a tus traducciones va a ganar todavía más, ¿cómo no van a estar dispuestos a pagarte bien? Si vas a traducir para una empresa que no tiene la capacidad de hacer mucho dinero o a la que la calidad de tu traducción no aporta ningún beneficio claro, lo llevas claro.
    Es decir, la pregunta que debe hacerse el profesional no es ¿cuánto puedo cobrar, sino ¿cuánto puedo hacerle ganar?
    La estabilidad laboral es una quimera, sí, menos mal. Sé que no todo el mundo opinará igual, pero, uff, ¿existe algo más deprimente que la expectativa de una vida en la misma empresa o con el mismo trabajo?
    Estoy convencido (igual que Seth Godin) de que cada uno de nosotros debería actuar como si fuera una mini empresa. Tenemos que cuidar nuestro producto, nuestras relaciones con proveedores, con clientes, las finanzas, estar en continua formación y ser ambiciosos.
    Un saludo,
    Adrián

    • Elizabeth Sánchez León
      Posted at 21:35h, 02 marzo Responder

      Hola, Adrián:

      Muchas gracias por tu comentario. Evidentemente el poder adquisitivo de tus clientes va a desempeñar un papel fundamental a la hora de poder cobrar una tarifa u otra. Aunque no es el único: la ley de la oferta y la demanda también está ahí y hay especializaciones en las que con tanto intermediario, al traductor no le queda ni para pipas, aunque el cliente final gane muchísimo con su trabajo, no sé si me explico.
      Y sí, todos deberíamos actuar como una miniempresa y tener claro que el objetivo es generar la mayor cantidad de beneficios posible, que es el fin último de las empresas. 🙂

      • Adrián
        Posted at 11:37h, 07 marzo Responder

        Sí, el tema de los intermediarios. Ahí veo dos opciones, o bien los intermediarios están aportando algo, o no. Si no están aportando nada, no debería ser difícil quitarlos del medio, ¿no?
        Es lo bonito de internet. Tenemos una herramienta que nos permite llegar al cliente con una inversión mínima. En la mayoría de los casos, ya no es como antes, que si querías vender tu producto o servicio tenías que trabajar con un distribuidor que apenas tenía competencia (y por lo tanto, no te quedaba otra que aceptar sus condiciones).

  • Juan Pablo Sans
    Posted at 04:48h, 14 marzo Responder

    Me gustó mucho el artículo. De verdad es muy interesante el foco que le das al tema.

  • Traductor Madrid
    Posted at 21:21h, 12 julio Responder

    Si duda es valido para los dos casos de trabajadores. Coincido plenamente con la frase.

  • IIEMD Marketing Digital
    Posted at 19:30h, 26 julio Responder

    Antes que nada Felicitaciones por el blog de parte del Instituto Internacional Español de Marketing Digital (IIEMD) , sin duda Elizabeth Sánchez tu articulo nos gustó mucho porque tienes mucha razón, si no aprecias lo que tienes para aportar nadie lo hará. Si no le dedicas, aprendes, mejorar, te valoras, entonces estas tomando el camino equivocado. En fin, saludos y éxitos!

Post A Comment