Blog - El Taller del Traductor
1815
paged,page-template,page-template-blog-large-image,page-template-blog-large-image-php,page,page-id-1815,page-parent,paged-4,page-paged-4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_non_responsive

Blog

La semana pasada salió a la venta el libro de Mox Illustrated Guide to Freelance Translation y por fin he terminado de leerlo. Por si acaso alguien todavía no lo conoce, Mox es el protagonista de las tiras cómicas que aparecen en el blog de Mox, publicado por Alejandro Moreno-Ramos. El éxito de las viñetas se debe principalmente a que todos nos sentimos indentificados con Mox, un traductor joven que apenas llega a fin de mes. Además de las tiras cómicas, el libro incluye 13 artículos de famosos blogueros del ámbito de la traducción como: Sarah Dillon, Judy Jenner, Corinne McKay o Pablo Muñoz.  Cada uno de los artículos sirve como introducción a un bloque de tiras que se centran en aspectos concretos de la vida de un traductor. Me ha parecido muy original el comienzo, ya que las primeras tiras muestran anéctodas de la traducción en la Prehistoria, tal y como se puede observar en esta página de muestra. Aunque las tiras son en blanco y negro, la diversión está garantizada. Además de Mox, podremos ver otros conocidos personajes como sus mascotas, la sufrida Lena o la voz de la conciencia, Calvo. También asistiremos a la creación de una asociación antitraductores cuyos miembros...

A pesar de que Chrome está ganando terreno a pasos agigantados, según las últimas estadísticas, Firefox sigue siendo el navegador más utilizado a día de hoy. Una de las funciones que echo de menos en Chrome es la posibilidad de añadir motores de búsqueda al propio navegador. En Firefox, esta función se encuentra en la parte superior derecha, justo al lado de la barra de direcciones y permite ahorrar mucho tiempo. Su funcionamiento es muy sencillo: Cuando queramos hacer una búsqueda en alguno de los motores que tengamos instalados, en primer lugar debemos asegurarnos de que se encuentra seleccionado aquel que queramos utilizar. A continuación, indicaremos en la caja de texto qué es lo que deseamos buscar. Y con tan solo pulsar Enter, nos aparecerá la web del motor de búsqueda y nos mostrará directamente los resultados. A primera vista, puede que parezca que no nos ahorra mucho tiempo. Pero si investigamos un poco más, podemos sacarle mucho rendimiento a esta función. Con la expresión "motor de búsqueda", no solo se hace referencia a páginas como Google o la Wikipedia, también podemos guardar búsquedas predeterminadas en multitud de diccionarios y obras de consulta que los traductores visitamos con mucha frecuencia. ¿A quién no le gustaría ahorrarse tener...

Parece mentira. Han pasado casi seis meses desde que escribí la última entrada y aunque en Facebook y en Twitter he seguido más o menos dando guerra, hay motivos para tan larga ausencia de la blogosfera. Todo comenzó antes del verano de 2008. En una rutinaria comprobación de la bandeja de entrada, vi una oferta de trabajo que me llamó mucho la atención. Me puse en contacto con la empresa, me enviaron una prueba y al cabo de unas semanas me decían que la había pasado. Hasta ahí todo muy bien. El caso es que pasaban los meses y nunca llegaba el momento de incorporarme. Después de varios meses de espera y de varios mensajes en los que preguntaba si finalmente me necesitaban o no, lo di por perdido. Pero se me quedó la espinita clavada, porque en noviembre de 2009 me ofrecieron un puesto similar en la misma empresa y decidí probar suerte. No era el puesto que yo quería, pero pensé que si entraba tendría más oportunidades de conseguir la plaza que realmente me interesaba. ¡Craso error! En varias ocasiones de mi vida he podido comprobar que si quieres trabajar en una gran empresa, ¡nunca debes indicar más cualificaciones que las...

Cuando terminamos nuestro periodo de formación, una de las principales dudas que nos asaltan es:  "¿Cómo consigo que alguien me dé mi primera oportunidad?". Nos disponemos a realizar nuestro currículo cuando nos damos cuenta de que en el apartado de experiencia profesional no tenemos nada que incluir. Pero gracias a Internet no hay que esperar a terminar la carrera para poder empezar a hacer nuestros pinitos en el mundo de la traducción. Por suerte, y a pesar de la proliferación de los traductores automáticos, los traductores humanos somos necesarios en muchos ámbitos. Y gracias a Internet es posible obtener esa codiciada experiencia mientras estamos estudiando todavía. Todo es cuestión de elegir en qué ámbito queremos especializarnos. A continuación os dejo unos enlaces de lugares en los que es posible colaborar como traductor. ¿Conocéis algún otro enlace interesante? Traducción técnica, informática y software http://translate.flossmanuals.net/write http://www.transifex.net/projects/ http://crowdin.com/ http://www.es.gnome.org/Documentacion/Guias/TraduccionDeAplicaciones http://live.gnome.org/TranslationProject/JoiningTranslation http://fsfe.org/contribute/translators/ Traducción para ONG y proyectos solidarios http://socialtranslator.org/newsite.php / http://twitter.com/stranslator http://www.therosettafoundation.org/ http://tsf.eurotexte.fr/?lang=en http://es.globalvoicesonline.org/ Traducción audiovisual http://www.ted.com/OpenTranslationProject http://blog.tales-tra.com/ ...

Desde hace un año nos vienen bombardeando con que las redes sociales son el futuro de la comunicación entre cliente o usuario y empresa o servicio, que fomenta la transparencia, la innovación, el desarrollo tecnológico, etc. Pero, ¿qué pasa cuando la empresa o servicio apoya (como ocurre en la mayoría de casos actualmente), su comunicación con sus clientes o usuarios en servicios de terceros como Facebook o Twitter? ¿Qué ocurre si ese tercero en discordia decide, unilateralmente, desactivar los contenidos publicados y el acceso a las cuentas que  hemos creado? El pasado viernes dejé de tener acceso a mi cuenta principal en Facebook. Allí, además de mi perfil personal, tenía alojadas varias páginas de "fans", entre ellas, la de "El Taller del Traductor". Por desgracia, al ser la administradora única de la página en Facebook de "El Taller del Traductor", la página no se encuentra disponible. Han desaparecido todos los contenidos que había creado yo en exclusiva. A pesar de haberme puesto en contacto con Facebook, todavía no sé ni la razón por la cual no tengo acceso a mi cuenta principal, ni si algún día me la reactivarán. No puedo describir la sensación de impotencia que me invade. La página fue creada...

Hace unos días hablaba con unos compañeros sobre la revolución a la que asistimos estos días en el mundo de la traducción, con empresas tan importantes como Lionbridge intentando dar un giro a su modelo de negocio, lo que ha provocado que muchos de sus colaboradores pongan el grito en el cielo y denuncien públicamente unas condiciones de trabajo que desde hace tiempo consideraban abusivas. Los comentarios de otros colegas me han hecho reflexionar sobre la relación del traductor con empresas de traducción. Yo aterricé en el mercado hace siete años, con formación universitaria y sin haber escuchado una palabra sobre tarifas, negociación o ventajas competitivas durante el tiempo que estuve en la universidad. A pesar de que el título universitario en Traducción e Interpretación es relativamente reciente, los traductores hemos existido desde siempre, lo que me lleva a pensar qué es lo que tuvieron que hacer para entrar en el mercado los traductores que ahora rondan los 40 y que llevan 20 años traduciendo. En listas de distribución como Traducción en España he leído mensajes de compañeros que hablan de traducir con máquina de escribir, de WordPerfect o de enviar las traducciones por fax. Algo que a...